EDU COMELLES “Agost”

10,00

490 disponibles

SKU: sp30cd Categoría:

Damos la bienvenida en spa.RK a Edu Comelles, artista de sólida trayectoria que no necesita exactamente padrinos, con lo que nos honra que nos sume como cómplices con la edición de su nuevo trabajo. Comelles no es precisamente un jovencito inexperimentado, ni un artista que lance señales de humo en una de las tropecientas plataformas a tal efecto. Es uno de los artistas más interesantes del panorama experimental nacional, instalado en la capital del Túria desde hace años, que igual compone solito que colabora con ocho músicos, tan capaz de fabricar micros de contacto como de testear softwares y apps, que igual edita discos de amigos en Audiotalaia, su atalaya personal, como crea instalaciones site-specific investigando en las fronteras del arte sonoro. Su inquietud y apertura de miras no solo le aleja de lo experimental y de la escena que lo ha visto crecer, sino que hace difícil encasillarle en etiquetas estrechas: experimental, sí; pero con un profundidad musical y dardos que disparan en múltiples direcciones.

Con diez trabajos editados en solitario, sin contar otros proyectos en los que colabora, Agost es un nuevo reto en su carrera, un disco creado a partir de una única grabación de sonido, de un único archivo de un minuto de duración: el sonido de su dedo deslizándose en una copa de vino. Y ese punto de partida, una vez escuchado el disco, se revela como meramente anecdótico, un arranque que se instala en el hedonismo perezoso de un final de verano. Pero el verdadero tour de force es enfrentar ese elemento único a la musicalización, a una armonía llena de color, contrastes ricos y saturación de ambientes, y sobre todo a un diálogo musical con violonchelo, piano, batería y guitarra eléctrica, donde invitados de lujo como Sara Galán, Lucy Claire, Avelino Saavedra y Fernando Junquera suman y restan, ponen y quitan, dialogan con el artista.

Ahora que se acerca el invierno, Agost es un disco perfecto para recuperar los ténues rayos de sol del final de una tarde de finales de verano. Un disco que irradia luminosidad pero también una intensidad inusual. Agost es un homenaje ideológico al sampler, con más guiños a Herbert y a Matmos que a Pierre Schaffer, donde la idea del mes más perezoso del año, el concepto del final del verano –enológico, compartido, vivo; esos veranos del hacer nada- se despliega en minutos de placidez y tensión, de field recordings incrustados en el ADN, de percusiones que rascan botas añejas, que, a diferencia del verano de Fennesz, realmente acaba y deja paso al otoño. Ambient digital y de madera.